Las relaciones en familia

Tras un divorcio la relación entre progenitor-hijxs se reconfigura. La forma en la que comparten tiempo y espacio puede ser modificada por acuerdos de custodia y existe cierta necesidad por mantener antiguas tradiciones familiares para fomentar la sensación de seguridad en los niños. Ciertas cosas cambian, pero el amor y la atención permanecen intactas.

La relación de pareja es la nueva dentro de la estructura familiar y la más vulnerable. En el equilibro por mantener la estabilidad y las antiguas tradiciones colisiona la necesidad de tiempo de calidad de pareja, para reforzar el vínculo amoroso, y con los hijxs/hijastrxs para crear relaciones nuevas.

Crear nuevos vínculos sin abandonar los existentes

Cuando todas las necesidades de atención se ponen sobre la mesa puede ser abrumador para la persona que se encuentra en medio de esta situación encontrar la forma de contentar a todos. Si el padre/madre cede más atención a sus hijos en pro de hacerles ver que nada ha cambiado entre ellos, posiblemente sienta que abandona su relación de pareja y eso le produzca culpabilidad. Si por el contrario atiende a las necesidades de su pareja dejando de lado eventualmente la de sus hijos puede aflorar cierto temor a que se sientan desplazados y posteriormente le rechacen.

Modificar la forma en la que la fmailia se relaciona lleva tiempo y esfuerzo, pero aquí os dejamos unas cuantas opciones para ayudar a que se forjen nuevas relaciones y se intensifiquen las existentes:

  • Construye una base sólida para la nueva relación de pareja organizando salidas a solas tales como cenas, un paseo en coche, excursiones, paseos por la playa o incluso organizando noches especiales con los hijxs/hijastrxs.
  • Muéstrales a los hijxs que existe una relación especial entre ellos y tu. De esta forma aceptarán mejor los cambios en las relaciones familiares. Una forma de mostrarlo es manteniendo las actividades con las que disfrutábais haciendo juntos, eje: Salir de compras, cuidar dle jardín, leer cuentos, jugar a juegos de mesa, etc.
  • Construye una nueva relación entre adulto-niño organizando actividades divertidas entre el padrastro/madrastra y los hijastrxs. Salidas a por helados, cena en una hamburguesería, cocinar juntos, jugar a juegos de mesa, etc.
  • Cosntruye una nueva relación entre hermanastrxs organizando actividades que todos disfruten. Las actividades al aire libre suelen ser una buena opción.
  • Organizad actividades para toda la familia, pero ojo con los adolescentes, suelen ser reticentes a las actividades divertidas que impliquen el concepto de familia.

La flexibilidad siempre ayuda a crear nuevas relaciones familiares. Estad atentos a las oportunidades espontáneas que a veces se prestan, por ejemplo: Si el padre/madre sale a hacer un recado, la madrastra/padrastro pueden plantear la opción de salir a lavar el coche o ver un programa de la tele divertido. Si los hijxs/hijastrxs están disfrutando de una tarde con los amigos, aprovechad el tiempo libre en pareja. Pero sin olvidar que cierta planificación siempre es necesaria para que todo salga bien.

¿Queréis orientación para hacer encajar todas las piezas de vuestra familia reconstituida?

A través del coaching en pareja trabajamos herramientas para cuidar la relación y recuperar el tiempo de juego, mientras os acompaño en el proceso de encontrar vuestra forma única de ser familia.